Recorrido largo (21 Kms) en este enlace.

Recorrido corto (14 Kms) en este enlace.

 

Descripción

Te vas a coronar en esto del trail. Son las 17 horas de un sábado 20 de Mayo. Un sábado que entrará de lleno en tu memoria deportiva. Ambos sentiremos un gran placer. Tú, por correr en mis senderos. Yo por sentir el trotar de tus piernas.

Este año empezaremos desde el Barrio de la Virgen y será algo menos el recorrido hasta enfrentarte a la primera, y más desnivelada, de las cuestas que te voy a ofrecer. El arrastradero de la Cebrera. Una lengua de unos 200 metros que mezcla piedra suelta, arena y roca. Te pondrá en tu sitio.

Bajarás por una trocha de ganado que se adentra en la zona de Las Enebreras, de relativo descanso. Deberás coger aire y no calentarte ya que en un par de kilómetros subirás al hito de San Marcos, la puerta al segundo de los arrastraderos, con un pasillo estrecho en su comienzo y vistas al Embalse del Burguillo. Un capricho visual. Tendrás dos descansos de 50/100 metros entre cuesta y cuesta para finalmente dar al Prao de Navalpollo (Km 5). Vuelve a coger aire y, si lo necesitas, a la derecha pasado el prado verás una fuente. No te de pereza degustar agua tan fresca. Eso sí, a un kilómetro tendrás el primero de los avituallamientos, no sin antes enfrentarte a una cuesta en calleja que te irá preparando para la mítica subida a la torreta.

Una vez pasado el avituallamiento en la zona del Prao de las Navas (Km 6,5), empieza la marcha. Piedra suelta, pino silvestre, desnivel positivo y, seguro, mucho sudor en tu frente. Siéntete como se han sentido los grandes ciclistas de El Barraco. Pon el corazón en el extremo de tu garganta y goza del espíritu Cebrera. No hay placer sin esfuerzo. Si te sientes un poco mal, deléitate mirando al Valle del Alberche, al Embalse del Burguillo y, probablemente, a las últimas nieves de la Sierra de Gredos. Te están aplaudiendo por tu izquierda.

Si lo viese Don Quijote diría que es un gigante, pero no. Es la Torreta, vigilada siempre por dos grandes hitos de piedra. Coge aire, da un tragazo de agua y si te apetece lanza un grito. Eres el puto amo de este circo. Estás en el Km 8.

Empieza el desnivel negativo. Vas a bajar por una de las zonas más espectaculares de este recorrido. La Bajada de los Resineros. Algún pino caprichoso te hará saltar, pero que no sea excusa para no disfrutar de esta bajada poco técnica pero de un gran encanto. Te dejará en un camino, pero en pocos metros te meterás en la zona más técnica de la carrera. Es la conocida Cuesta de los Ciclistas. Aún huele a Chava, a Sastre y a Navas. Hasta las jaras se estremecen al recordar como subían por aquí.

Llegarás al Km 11,9 y será donde los 21K y los 14K se separan. Estás en la zona del Bullicio y acabas de comprobar que aún hay cuestas arriba. Y las que te quedan. Justo en la bifurcación empieza la última y larga subida a Navalpino, donde hemos recuperado una de las trochas ganaderas más antiguas de la zona. En el Km 13,3 está nuestro regalo de 2017. Prescindimos del camino para dar más sentido al concepto de Trail. Una histórica trocha ganadera te llevará al Km 14,5 y empiezas a bajar. Date un capricho y si eres un tiquismiquis con el agua pide un flotador. Empieza la zona de arroyos y prados… DISFRUTA.

En el Km 17 engancharás con la antigua carretera de Ávila. Por llamarla carretera. OJO con los tobillos. Afianza el paso y alarga la zancada. Poco a poco te vas acercando a zona urbana, y lo sabes, pero te lo estás pasando de PM. Pasado el Museo de la Naturaleza (orgullo Barraqueño) pasarás por debajo del Puente del Regajo. Tus zapatillas te lo agradecerán y tus piernas también. Ya estás en casco urbano, a muy poco de tu meta. ¡Disfruta de tu proeza, siéntete fuerte y sonríe al cruzar la línea!